Encarna Campos: “No somos un colectivo, somos la mitad de la humanidad”

Las socialistas antequeranas han reivindicado en este 8M el feminismo como respuesta a la sociedad patriarcal que se sostiene sobre la explotación a la mujer

La secretaria de Igualdad del PSOE de Antequera, Encarna Campos, la parlamentaria socialista Beatriz Rubiño, y la concejala Deborah León se han dado cita esta mañana en la sede de la Agrupación local para conmemorar el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.

Un día de lucha y reivindicación en el que las socialistas antequeranas han remarcado que “en la igualdad entre mujeres y hombres debe vertebrarse toda nuestra acción política”, según ha afirmado Campos, quien ha añadido que el feminismo busca la garantía de que el bienestar se produzca para todas las personas y no a costa de la mitad de la población.

“Las mujeres no somos un colectivo; somos la mitad de la humanidad”, ha sentenciado la secretaria de Igualdad, quien ha destacado que “la desigualdad a la que nos vemos sometidas por ser mujeres golpea directamente los cimientos de nuestra democracia”.

De esta forma, según ha asegurado Encarna Campos, el feminismo es la respuesta a esa sociedad patriarcal que se ha sostenido sobre la explotación de la vida y el cuerpo de las mujeres. “Este 8 de marzo, el Partido Socialista quiere destacar el profundo valor democrático que ha supuesto para la libertad de las mujeres en todo el mundo”, ha explicado, a la par que ha recordado el lema de la ONU para este día: “Igualdad de género hoy para un mañana sostenible”, con el objetivo de reconocer y visibilizar la lucha de las mujeres contra el cambio climático.

Por otra parte, ha destacado que el PSOE aplica, allá donde gobierna, políticas para acabar con la brechas laboral y salarial, la digital o la que existe en el ámbito de la corresponsabilidad, mientras que ya ha impulsado una reforma laboral para acabar con la precariedad laboral del género femenino, mientras lucha frontalmente contra la violencia machista y se declara abolicionista de la prostitución. “El feminismo es una seña de identidad del partido desde su origen, ya que ambas son corrientes ideológicas parten de una misma idea: la emancipación”.

Además, aseguró que los y las socialistas “somos conscientes de todo el camino que queda por recorrer” hasta la igualdad plena y efectiva, por lo que se comprometen a seguir trabajando en la conquista y la defensa de los derechos de las mujeres.

Por último, Campos mostró el apoyo del PSOE local a la declaración aprobada el pasado sábado, 5 de marzo, por la Comisión Ejecutiva Provincial sobre el 8 de marzo, de la que destacan en compromiso de seguir trabajando junto a las asociaciones de la sociedad civil que luchan contra la discriminación y la desigualdad que sufren las mujeres, mientras que instan a la Junta de Andalucía a devolver su apoyo a los colectivos feministas dotándolos de los recursos necesarios para que sigan impulsando su imprescindible labor.

La violencia machista, máxima expresión de la desigualdad
Por su parte, Beatriz Rubiño ha querido felicitar a Encarna Campos por el estreno de su cargo entregando los premios Teresa Espinosa la pasada semana, que homenajean a las mujeres que día a día luchan por la igualdad real y que supusieron “un rotundo éxito” de participación.

Asimismo, Rubiño ha coincidido con Campos en que aún queda mucho camino por recorrer, desde las brechas que ha comentado la secretaria de Igualdad antequerana hasta la violencia machista, que supone “la máxima expresión de desigualdad que impera hoy en la sociedad”.

“Se cumplen 45 años del nombramiento de este día por parte de la ONU como el día de las mujeres, pero para nosotras, cada día debería ser 8 de marzo”, ha expresado la parlamentaria socialista.

Además, ha destacado que para los y las socialistas de Málaga y Andalucía las políticas de igualdad han sido siempre “una prioridad”, algo que se ha demostrado siempre allá donde han gobernado. A tal efecto se creó el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), que fue un referente en la lucha por la equidad real en los derechos de las personas, pero que desde que gobierna Moreno Bonilla “se ha convertido en una mera sombra de lo que fue. Hemos pasado de ser la CCAA pionera en materia legislativa a que no se haga absolutamente nada desde que las derechas gobiernan en San Telmo”.

También ha querido destacar los retos que aún quedan por delante, como reducir la brecha de la inserción laboral; acabar con las diferencias salariales; avanzar y garantizar los derechos sexuales y de reproducción, como prevenir los embarazos no deseados y garantizar la interrupción de los embarazos; y erradicar la violencia de género. En este sentido, ha recordado que son 1.132 las mujeres que han sido asesinadas a manos de sus parejas y exparejas desde 2003, más que la totalidad de asesinados por ETA en la totalidad de su historia.

Tampoco ha querido dejar pasar la oportunidad de hacer hincapié en la importancia de eliminar la violencia vicaria, que es aquella que se inflige a los hijos e hijas de la víctima para causar el máximo dolor. Solamente en 2021, fueron asesinados 7 niños y niñas en estas circunstancias.

Por todo ello, la agenda feminista de Juan Espadas sigue avanzando. Tanto es así que ayer mismo el candidato socialista a la Junta de Andalucía expresaba su compromiso de impulsar indemnizaciones en la región para los hijos e hijas de mujeres asesinadas por violencia machista en cuantías equiparables a las que reciben las víctimas del terrorismo, tal y como se está haciendo en la Comunidad Valenciana.

En cuanto a las políticas a nivel andaluz, esta misma semana se debate en el Parlamento una proposición no de ley presentada por el Grupo Parlamentario Socialista llamada La Agenda Feminista en las Políticas de Igualdad de la Junta de Andalucía basada en seis puntos: la concesión de la titularidad de Hijo e Hija Predilecta sea paritaria; garantizar una educación libre del PIN parental y que se garantice una educación basada en la igualdad de género en los centros educativos; eliminar el teléfono de Violencia Intrafamiliar impuesto por Moreno Bonilla, “un fracaso absoluto no solo desde el punto de vista ético, sino económico”; eliminar las convocatorias de subvenciones que desde la consejería de Salud y Familias se han implantado para financiar a entidades que intentan impedir la interrupción voluntaria del embarazo; apoyar a las asociaciones feministas recuperando las convocatorias específicas de atención a la violencia de género; y medidas para abolir la prostitución y el turismo sexual.