Éxito de asistencia de la charla-taller sobre endometriosis organizada por el PSOE de Antequera y ADAEC

La charla contó con la participación de Soledad Domenech, presidenta de dicha asociación, que ofreció una visión clara para acercar esta dolencia a personas que aún no la conocen del todo

El Partido Socialista de Antequera vuelve a mostrar su sensibilidad con la salud de la mujer en general y con las afectadas por endometriosis en particular. Tanto es así que, además de presentar una moción el pasado viernes en la que se trata de impulsar la implementación de los protocolos de la guía de atención a mujeres que sufren esta enfermedad en el Servicio de Salud Pública de Andalucía, organizaron ayer en la biblioteca de San Zoilo, con motivo del Día Mundial por la Salud de la Mujer, que tendrá lugar el próximo sábado, 28 de mayo, una charla llevada a cabo por la Asociación Estatal de Afectadas de Endometriosis (AEDAC) para dar a conocer más este enemigo invisible, que sin embargo afecta a entre el 10 y el 20 por ciento de las mujeres de todo el mundo.

Esta actividad fue conducida por Soledad Domenech, presidenta de dicha asociación y afectada por la endometriosis desde que tiene 16 años, y en ella se esclarecieron varios temas, como la falta de financiación pública para la investigación de una enfermedad femenina (comparativamente, las enfermedades de salud femenina reciben hasta un 70 por ciento menos de financiación que las masculinas); los síntomas que puede causar; algunos mitos que acompañan a la detección tardía de la enfermedad o las complicaciones que pueden generar en el organismo.

Tras el acto, Soledad Domenech estuvo charlando y disipando dudas entre los asistentes, y a la par aprovechó para agradecer, una vez más, la labor del PSOE antequerano a favor de la visibilización de una enfermedad con una prevalencia tan alta.

La endometriosis
La endometriosis es una dolencia que, solo en nuestra Comunidad Autónoma, afecta a 400.000 personas. El cuerpo de la mujer produce cada mes un tejido (endometrio) para dar cabida a un embarazo. Si el cuerpo no es fecundado, este tejido se elimina a través de la menstruación. Es aquí donde surge el problema, y es que las afectadas por endometriosis pueden desarrollar este tejido en cualquier parte del cuerpo (intestinos, vejiga, uretra, riñón, incluso el cerebro), y actúa tal y como lo haría durante la menstruación, provocando dolores y quistes endometriósicos que, al no poder ser expulsados por la menstruación, se quedan dentro del organismo, con la única solución posible del quirófano.

Esta enfermedad puede ser incapacitante y es crónica, y entre los síntomas se encuentran fuertes dolores, vómitos e incluso infertilidad. De media, una mujer tarda en ser diagnosticada de endometriosis nueve años desde que la enfermedad empieza a desarrollarse.