Calderón: “La plazuela del Espíritu Santo sería más accesible si los alcorques hubiesen ido enrasados a nivel del pavimento y no con unos bordillos que no cumplen la normativa”

El secretario general del PSOE y concejal ha denunciado, además, que las personas mayores no pueden utilizar la fuente, además de la falta de una marquesina para el bus y que los contenedores siguen sin soterrar

El secretario general del PSOE de Antequera y también concejal Kiko Calderón, acompañado por los ediles socialistas Jaime León, Noemí Escobar y María José González se han dado cita esta mañana en la plazuela del Espíritu Santo, en el barrio de San Miguel, para comentar varios aspectos sobre la misma tras su inauguración el pasado mes de agosto.

Y es que, aunque la excusa para remodelar la plaza era “mejorar la accesibilidad”, y a pesar de que se ha eliminado un escalón en una zona, los alcorques no están enrasados al nivel de la propia plaza. No obstante, la normativa dice, en el capítulo V de Elementos de Urbanización, artículo XII se especifica que los alcorques estarán protegidos preferentemente por rejillas enrasados con el pavimento circundante, o en el caso de que no sea posible, los bordillos deberán tener como mínimo una altura de 15 centímetros y ser fácilmente detectables.

“¿Dónde está esa accesibilidad de la que presume el Partido Popular, en una obra en la que se gastan más de medio millón de euros si después no tiene en cuenta la propia normativa?”, se ha preguntado Calderón, señalando los numerosos alcorques colocados en la plazuela con bordillos que no cumplen normativa, dificultan el tránsito de peatones y aumentan el peligro de caída.

Además, los socialistas han vuelto a pedir, según le han hecho llegar los propios vecinos, una marquesina de autobús en esta zona. “En el barrio viven muchas personas mayores que usan el autobús urbano para ir al centro, y a pesar de las continuas solicitudes, se ha remodelado la plaza y no se ha instalado”.

Por otra parte, también ha señalado que los contenedores se encuentran sobre la acera, “a pesar de haber levantado literalmente la plaza, pudiendo haberlos soterrado”, siendo la segunda actuación en una plaza del barrio en los últimos 12 años. “Sin embargo, en calles tan céntricas como Infante don Fernando o la Avenida de la Legión vemos como sí se han soterrado. Hablamos siempre de que los vecinos, vivan donde vivan, tienen que tener los mismos derechos y atenciones, y eso queda muy bien decirlo, pero los hechos evidencian que para Barón hay vecinos de primera y de segunda”, ha recordado Kiko Calderón. Otro ejemplo de remodelación en el que se dejaron los contenedores sobre las aceras es la Plaza de San Bartolomé del mismo barrio.

Por último, también ha hecho hincapié en la fuente histórica en esta plazuela, que ha sido montada y desmontada, con todo lo que ello conlleva, incluidas fugas de agua y forzosas reparaciones. “Además, no es nada operativa. No hay otra fuente para beber, y esta, que es de agua potable, no es accesible para las personas”, ha remarcado, evidenciando que las personas mayores no llegan al grifo, y no hay un soporte para colocar el cubo de agua que facilite su llenado.